Sobreviviendo a los cambios de otoño: Consejos para cuidar a tus suculentas en los próximos meses.

Las plantas suculentas, conocidas por su belleza única, su resistencia y su fácil cuidado, son una elección muy recurrente en jardineros y amantes de las plantas de todo el mundo. Pero no todo es perfecto, ahora que los termómetros han empezado a registrar temperaturas más bajas os avisamos de que se vienen meses complicados para este tipo de plantas.

Muchas suculentas provienen de regiones áridas y soleadas y no todas están adaptadas para sobrevivir a temperaturas invernales extremadamente bajas. La susceptibilidad de una suculenta al frío depende de su origen geográfico y de sus características específicas. Algunas suculentas, como las Sempervivum y las Sedum, son más resistentes al frío, mientras que otras, como los cactus de zonas desérticas, son extremadamente sensibles a las bajas temperaturas.

Sin embargo, con un poco de atención y cuidado, puedes ayudar a tus suculentas a sobrevivir y prosperar incluso en los meses más fríos del año. A continuación te dejamos algunos consejos para mejorar el estado de tus suculentas cuando se enfrentan a bajas temperaturas:

Consejos para mantener tus suculentas saludables frente al frío

1. Conoce tus suculentas: El primer paso para cuidar adecuadamente de tus suculentas en climas fríos es conocer las especies que tienes. Algunas suculentas son más resistentes al frío que otras. Por ejemplo, las suculentas crasas, como las echeverias y las sempervivums, suelen ser más resistentes al frío que las suculentas tropicales. Investiga y aprende sobre las necesidades específicas de tus plantas.

2. Protección contra heladas: Las heladas son uno de los mayores riesgos para las suculentas en climas fríos. Cuando se pronostica una helada, cubre tus suculentas con telas, mantas o cubiertas de jardín. Esto ayudará a retener el calor alrededor de las plantas y evitará que las heladas dañen sus tejidos.

3. Ubicación estratégica: Si tienes suculentas en macetas, considera moverlas a un lugar más protegido durante el invierno. Un porche cubierto o un invernadero pueden proporcionar el refugio necesario contra el frío y las corrientes de aire.

4. Sustrato adecuado: Asegúrate de que el sustrato de tus suculentas esté bien drenado. Un sustrato con buen drenaje evita que las raíces se saturen de agua, lo que puede ser perjudicial en climas fríos. Considera mezclar tierra para macetas con arena o perlita para mejorar el drenaje.

5. Riego cuidadoso: Disminuye la frecuencia de riego en invierno. Las suculentas necesitan menos agua cuando el crecimiento es más lento. Deja que el sustrato se seque completamente entre riegos para evitar problemas de pudrición de raíces.

6. Proporciona luz adecuada: En invierno, los días son más cortos y las suculentas pueden recibir menos luz solar. Coloca tus suculentas en un lugar donde puedan recibir la máxima cantidad de luz posible durante el día. Si es necesario, utiliza lámparas de crecimiento para proporcionar luz adicional.

7. Evita las corrientes de aire: Las suculentas son sensibles a las corrientes de aire frío. Protege tus plantas del viento frío y las corrientes de aire al colocarlas en lugares más protegidos.

Siguiendo estos consejos, puedes ayudar a tus suculentas a enfrentar con éxito las bajas temperaturas del invierno. Con el cuidado adecuado, estas hermosas plantas continuarán prosperando y agregando belleza a tu espacio, incluso en los meses más fríos.

¿Pero realmente porque se me muere las suculentas?

Como hemos visto existen tres causas básicas:

Temperaturas Bajas: Las suculentas son nativas de regiones cálidas y desérticas, por lo que no están adaptadas para sobrevivir en condiciones de congelación. Cuando las suculentas son expuestas a temperaturas de congelación, las células que almacenan agua en sus hojas y tallos pueden congelarse y romperse, causando daño estructural a la planta. Esto se manifiesta en la forma de hojas arrugadas o con manchas negras.

Menos Luz Solar: Los días son más cortos, lo que significa menos luz solar. Las suculentas, que generalmente adoran la luz brillante, pueden sufrir de falta de luz, lo que puede llevar a la elongación de los tallos y la pérdida de su forma compacta y atractiva.

Riego Excesivo: A partir de otoño, las suculentas entran en un estado de hibernación y necesitan menos agua. El riego excesivo durante esta temporada puede crear condiciones ideales para el crecimiento de hongos y otros patógenos en las suculentas. Esto puede llevar a enfermedades fúngicas que debilitan la planta y, en casos graves, pueden ser letales.

Si ya te sientes preparado para darle la mejor vida posible a estas queridas plantas, te dejamos a continuación nuestras favoritas, seguro que no te decepciones ¡Ni tú a ellas!

Kalanchoe thyrsiflora Calanchoe tirsiflora

Destaca por su gama de colores cálidos. Los tonos verdes y rojizos dan vida a las formas redondeadas de sus tallos.

Agave Ferox 
Agave gigante

Sus grandes hojas destacan por su intenso color verde oscuro. Son perfectas para decorar cualquier espacio exterior.

 ¿Tienes alguna de esta especie por casa? ¿Crees que sobrevivirán a estos meses? Envíanos alguna foto a nuestro instagram para poder difundir lo bonita y fuerte que está, seguro que es todo un ejemplo. Si tienes algo que aportar, puedes comentar en el post y así aprendemos todos de tu experiencia.

Si tienes cualquier duda sobre la planta, puedes escribirnos a oficina@jardinpostal.com y estaremos encantados de contarte.


Comentarios

2 respuestas a «Sobreviviendo a los cambios de otoño: Consejos para cuidar a tus suculentas en los próximos meses.»

  1. Gracias por compartir su experiencia me encanta , vivo en un lugar muy húmedo y lluvioso, gracias 🥰👋🏻👋🏻

    1. Gracias a ti por comentar Herminia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Qué necesitas?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?